La Adolescencia  
 
¿Cuáles son los problemas de esta etapa?

La adolescencia es una de las etapas más difíciles en el desarrollo del ser humano, y esto ocurre porque el adolescente debe ir renunciando a su identidad infantil y asumir la identidad adulta, que se va imponiendo, por los cambios corporales que experimenta y por las exigencias de la sociedad.

A medida que el adolescente sufre cambios biológicos, sufre también cambios psicológicos que lo llevan a establecer un nuevo patrón de interacción con los padres y con su mundo externo, que se caracterizan por insolencia, dolor y por las frecuentes fricciones familiares, los que en muchas ocasiones son indicadores de problemas psicológicos.

La situación empeora cuando los padres no dan comprensión y resienten la rebeldía y agresividad del hijo. Entonces es cuando el adolescente lucha por romper con esos valores impuestos por los adultos, y por defender los suyos, sus ideales y enfoques sociales. Además el adolescente trata de reformar el mundo estereotipado, conforme a cómo vea su situación en el mundo. Esta forma de pensar del adolescente hace que el adulto se sienta amenazado, el cual trata de reforzar su autoridad para poder sentirse seguro ante el nuevo adulto que está surgiendo.

Hay que notar que el adolescente, ante el rechazo y la incomprensión se vuelve más agresivo y violento. Los padres ante este comportamiento creen que sus hijos están mentalmente enfermos, pero no deben alarmarse por eso, ya que estos episodios de conducta son normales en esa etapa. La alarma debe surgir cuando los hijos no presentan ningún tipo de trastorno en su adolescencia, ya que lo común es que tengan crisis de carácter psicológico y social.

Durante la adolescencia el hijo se vuelve difícil, y eso es normal, pero hay que estar atento para que no se convierta en un joven con problemas realmente graves. Hay algunos síntomas que los padres deben observar en el adolescente para detectar si éste tiene problemas y necesita ayuda: insomnio y trastornos alimenticios, ausencias prolongadas de casa, excesiva sensibilidad, derroche de dinero, agresividad, indiferencia, ansiedad, depresión, aislamiento, falta de interés en sus actividades diarias.

Si un hijo presento uno, dos o más síntomas de estos mencionados, lo esencial es que los padres de familia no pierdan la paciencia ni se dejen dominar por la desesperación.

¿Qué deben hacer los padres?

Comuníquense con su hijo, permítanle vivir experiencias sanas y agradables, aprueben lo que está por iniciar, si esto le conviene al adolescente, denle libertad para actuar en ciertas circunstancias (no de libertinaje), involúcrenlo en la vida del hogar, busquen ayuda profesional (predicadores, psicólogos cristianos).

¿Qué no deber hacerse?

"Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor" (Efesios 6.4). No lo culpe, no lo desvalorice, no lo critique, no lo injurie, no lo menosprecie, no lo compare con nadie, recuerde que él es único.

Recomendaciones: Es necesario que los padres tengan con su hijo adolescente una comunicación abierta y le demuestren confianza, para que él vea en sus padres a unos amigos y les pueda confiar y comunicar todo lo que está sucediendo en su vida. También es importante que se enseñe e instruya al adolescente en los caminos de Dios, para que le vaya bien en su vida.

Tú, joven y adolescente, recuerda esto: "Alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios. Quita, pues, de tu corazón el enojo, y aparta de tu carne el mal; porque la adolescencia y la juventud son vanidad" (Eclesiastés 11.9-10).

- Byron Huertas P.

"Ecos Juveniles"

La Voz Eterna, Septiembre-Octubre 2002
Índice de Estudios

(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2002 La Voz Eterna

Reservados todos los derechos