LOS ANCIANOS: MENCIONADOS EN EL NUEVO TESTAMENTO
 

Todas las iglesias que siguen el patrón neotestamentario son semejantes en su organización. Si encontráramos una iglesia con ancianos, podríamos inferir razonablemente que todas las demás iglesias tenían ancianos, ya que todas son semejantes en su organización. Es muy importante estudiar este asunto hoy, ya que hay quienes dicen que no debería haber ancianos en la iglesia hoy día.

La iglesia de Jerusalén fue la primera en ser organizada; la instrucción del Señor fue la de empezar desde Jerusalén. La primera mención que tenemos de ancianos en la iglesia, se encuentra en Hechos 11.30. Aquí se hace referencia a ancianos en tal manera que podemos inferir que ellos ya habían estado en la iglesia desde hacía algún tiempo, cuando esta referencia fue hecha. En los días de Claudio hubo una gran hambre, y los discípulos decidieron enviar socorro "a los hermanos que habitaban en Judea; lo cual en efecto hicieron, enviándolo a los ancianos por mano de Bernabé y de Saulo". Había un número de iglesias en Judea por este tiempo, y el versículo antes mencionado los muestra que dichas iglesias tenían ancianos. También leemos en Hechos 15.2 que Pablo y Bernabé fueron a Jerusalén, con otros de entre ellos "a los apóstoles y los ancianos, para tratar esta cuestión... Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto" (versículos 2 y 6).

Más adelante leemos que después de haber llegado a una decisión, y estando listos para enviar el mensaje de regreso a Antioquía, "pareció bien a los apóstoles y a los ancianos, con toda la iglesia" enviar una carta a la iglesia de Antioquía (versículo 22). Otra vez, en Hechos 16.4 se refiere a "los apóstoles y los ancianos que estaban en Jerusalén" y así demuestra que había una clase de personas conocida como "ancianos" en dicha iglesia. No tenemos ningunos datos de cuando éstos fueron nombrados, pero sabemos que cuando la persecución llegó en contra de la iglesia de allí, "todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y Samaria, salvo los apóstoles" (Hechos 8.1). Aunque los apóstoles residieron en Jerusalén por algún tiempo, los ancianos eran necesitados allí en la iglesia. ¿Si los ancianos eran necesitados en la iglesia de Jerusalén, donde los apóstoles residían, no podríamos concluir lógicamente que los ancianos eran necesitados en otras iglesias también?

Pablo "enviando, pues, desde Mileto a Efeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia" (Hechos 20.17). Ellos debían apacentar el rebaño y cuidar del mismo. Los ancianos eran obispos en la iglesia y no señores sobre ella. La iglesia en Jerusalén y la iglesia en Efeso eran dos de las congregaciones más grandes mencionadas en el Nuevo Testamento. También leemos de los ancianos de la iglesia en Filipo, a quienes Pablo menciona en su carta a los Filipenses con especial atención (Filipenses 1.1).

Pablo dio instrucciones a Tito diciendo: "Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé" (Tito 1.5). Debemos entender que estos eran ancianos de la iglesia, y que en cada ciudad donde hubiera una iglesia, él debía nombrar ancianos. Esto enfatiza el hecho de que todas las iglesias de Nuevo Testamento tenían ancianos. También leemos que, después de que Pablo y Bernabé habían predicado el evangelio y habían establecido iglesias en muchas ciudades, ellos volvieron a visitar esas iglesias. "Constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído" (Hechos 14.23).

Aquí tenemos una confirmación positiva de que Pablo y Bernabé "constituyeron ancianos en cada iglesia" donde quiera que estas habían sido establecidas. Estas Escrituras e incidentes nos muestran que las iglesias en Jerusalén, Judea, Efeso y Filipo tenían ancianos todas; que Tito fue instruido a establecer "ancianos en cada ciudad" y que Pablo y Bernabé nombraron "ancianos en cada iglesia". La prueba de que las iglesias del Nuevo Testamento tenían ancianos es clara, simple, positiva, y acumulativa. No obstante, la cuestión que queda por resolver es, si estos ancianos deberían continuar o no.

"Anciano" es el nombre que comúnmente usamos para designar a esta clase de siervos de la iglesia. Sin embargo hay otros nombres usados como sinónimos. Para ver el uso de las palabras "pastores" y "maestros", vea Efesios 4.11; para el uso de la palabra "obispo", vea Hechos 20.28; para el uso de la palabra "ancianos", vea Hechos 11.30. Las palabras "anciano" y "sobreveedor" se refieren al mismo oficio, y son usadas de una manera intercambiable; los requisitos para ambos son los mismo, y no se refiere a dos clases de personas como amos sobre la congregación. Debemos concluir que ellos son una y la misma clase. Aquellos que cuidan del rebaño son llamados "pastores"; aquellos que dan de comer al rebaño son "pastores"; por lo tanto "pastores", "sobreveedores", obispos" y "ancianos" deben referirse a la misma clase de personas dentro de la iglesia.

Cuando estos hombres hayan sido nombrados de acuerdo al Nuevo Testamento, y cuando ellos hayan sido honrados como el Nuevo Testamento enseña, entonces las iglesias de Cristo estarán en mejores condiciones que las condiciones actuales. El Espíritu Santo tenía un trabajo específico para ser realizado por los ancianos en cada iglesia en el tiempo del Nuevo Testamento. En consecuencia, si las iglesias de hoy día siguen el patrón y el trabajo delineado en el Nuevo Testamento para una iglesia, debe entonces haber ancianos en cada iglesia, o las iglesias de Nuevo Testamento no sirven como patrones para las iglesias de hoy. Si no hemos de seguir el Nuevo Testamento en cuanto a la organización de las iglesias, entonces ¿por qué seguir el ejemplo neotestamentario en cuanto a trabajo y adoración se refiere?

- H. Leo Boles

La Voz Eterna, Agosto 1979  

Índice de Estudios
(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2002 La Voz Eterna

Reservados todos los derechos