EL BAUTISMO DE JUAN Y EL PERDÓN DE PECADOS

 

Al lector le gustaría saber si el bautismo que era administrado por Juan el Bautista era "para perdón de pecados" en la misma manera que Pedro usó esta expresión en Hechos 2.38. Y si las dos expresiones de Marcos 1.4 y Hechos 2.38 quieren decir la misma cosa, ¿por qué es que hay hermanos que dicen que ningún pecado fue perdonado antes de la muerte de Cristo? ¿Se enseña en Hebreos 9.22 y 10.1-4 que ningún pecado fue perdonado antes de la crucifixión de Cristo?

La expresión "para perdón de pecados" en Marcos 1.4 y Hechos 2.38 significa la misma cosa. Las palabras son las mismas en ambos lugares, tanto en griego como en la traducción española. Los léxicos y los textos interlineales del griego del Nuevo Testamento hacen una traducción literal de la expresión "eis afesin namartion", la cual se lee así: "con el propósito de perdonar los pecados" y "para obtener el perdón de los pecados". Y como éste era el objeto de ese bautismo de Juan, podemos llegar a la conclusión que aquellos que fueron bautizados por él, recibieron el perdón de sus pecados, en la misma manera que la gente que fue bautizada en el día de Pentecostés.

Entre los hermanos ha prevalecido por muchos años la idea de que ningún pecado fue perdonado antes de que Jesús muriera en la cruz como propiciación y satisfacción por los pecados. Jesús perdonó los pecados del hombre que padecía de parálisis (Marcos 2.5-20); la mujer pecadora (Lucas 7.47); y el ladrón de la cruz (Lucas 23.43). Jesús tenía autoridad en la tierra para perdonar los pecados, y ejerció ésta hasta el día de su muerte. Esto basta para probar que los pecados fueron perdonados antes de su crucifixión, y que la idea de que ningún pecado fue perdonado antes de su muerte, es falsa.

Pero alguien podría decir que los actos particulares de Cristo no invalidan la regla. Sin embargo tenemos otras declaraciones del Antiguo Testamento en relación al perdón de pecados. En Levítico 4.20 a 5.18 se dice en ocho ocasiones que si el pueblo hacía ciertas cosas en obediencia a la ley de Moisés, que aquél sería perdonado. Esta es esa porción de la ley en la cual se le dijo al pueblo lo que había de hacer para la remisión de los pecados. Las ofrendas eran especificadas cuidadosamente, y el pueblo recibía la promesa del perdón de pecados cuando cumplía estas demandas de la ley. Si aquel pueblo no fue perdonado, entonces Dios falló en hacer lo que había prometido.

¿Tenemos declaraciones que den sustancia al hecho que Dios realmente perdonó pecados antes? Cuando los espías retornaron con un reporte de las condiciones en Canaán, el pueblo se rebeló; Moisés oró y el Señor los perdonó: "Entonces Jehová dijo: Yo lo he perdonado conforme a tu dicho" (Números 14.20). En Salmos 85.2 se lee así: "Perdonaste la iniquidad de tu pueblo; todos los pecados de ellos cubriste". Salmos 78.38 dice lo mismo. Salmos 99.8 dice que Dios perdonó a su pueblo; pero que también les retribuyó según sus obras. David alabó a Dios, quien perdonó todas sus iniquidades (Salmos 103.3). En 1 Reyes 8 y 2 Crónicas 6 leemos que en varias ocasiones Salomón rogó que Dios escuchara a su pueblo y que lo perdonara de sus iniquidades. En el Salmo 51 encontramos la oración de David pidiendo perdón por su pecado con Betsabé, y Natán nos dice que Jehová remitió su iniquidad. En Romanos 3.25 vemos que Dios puso a Jesucristo como propiciación de nuestros pecados "para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto (dispensado), en su paciencia, los pecados pasados". Este verso nos dice que Dios había perdonado pecados antes del tiempo de Jesús, de manera que existe la duda de que si Dios fue justo en hacer esto. Sin embargo la justicia de Dios es probada por la ofrenda de su Hijo Jesucristo para morir por los pecados.

Pero también sabemos que: "sin derramamiento de sangre no se hace remisión" (Hebreos 9.22). Por supuesto ¡esto es verdad! Ningún pecado ha sido perdonado, desde el día que Adán pecó en el Edén hasta el presente, sin el derramamiento de la sangre del Hijo de Dios. Pero Dios podía perdonar porque venía la muerte de Cristo de igual manera que hoy puede perdonar porque ya pasó lo crucifixión del Señor. Cuando yo era niño asistía a una escuela rural donde los maestros recibían su cheque de pago en octubre a pesar de que los labradores no podían vender sus cosechas sino hasta fines de noviembre. Tampoco pagaban impuestos sino hasta principios del otro año, de modo que la dirección de la escuela no tenía dinero en el banco para cubrir esos cheques. Sin embargo el banquero, por una pequeña comisión, hacía efectivo los cheques y los aplazaba hasta que el dinero llegara al banco. Este era un dinero real y efectivo que los maestros recibían a pesar de que la dirección de la escuela no tenía dinero en el banco.

De esta manera Dios perdonó a muchos de sus pecados, bajo ciertas condiciones, antes de que la sangre de Jesús estuviese en reserva en el cielo. Esta era una remisión real. Dios les "dio plazo" a estos pecadores según su propia autoridad porque sabía que la sangre de Cristo estaría disponible para esta gente y su iniquidad. Si Dios no hubiera perdonado los pecados, ¿cómo sería el paraíso? Hubiera estado lleno de adúlteros, homicidas, etc. El pecado es una cosa que contamina y hace que la gente se corrompa. Si ningún pecado hubiera sido perdonado antes del evento de la cruz, todos los habitantes del paraíso hubieran sido impíos.

No falta alguien que esté listo para citar a Pablo, quien dijo que nadie puede ser justificado por la ley de Moisés (Hechos 13.39). Y eso es verdad, porque nadie ha sido justificado por la ley. La justificación por medio de la ley demanda pureza total; pero la justificación por gracia por medio de la fe deja margen para los errores, los pecados. La gente que vivió bajo la ley de Moisés no fue salva por medio de esa ley; fue salva por gracia por medio de la fe. Nosotros no somos salvos por guardar la ley de Cristo. Nuestro pecado hace imposible la salvación por medio de la ley. La ley de Moisés declaró las condiciones por las cuales la gente podría ser salva por fe. La muerte de Jesús es la base meritoria de salvación de todos, desde Adán hasta el fin de los tiempos; leyes, convenios, determinan las condiciones por las cuales somos salvos.

Pero, ¿acaso no se enseña en Hebreos 10.1-4 que los pecados fueron "girados hacia adelante" bajo la ley de Moisés? A pesar de que muchos hermanos han usado tal expresión, ésta no se emplea en la Biblia, tampoco existe semejante idea en las Escrituras. (Nota: La expresión se leería mejor "girados hacia el futuro", lo cual quiere decir que los pecados cometidos bajo la ley de Moisés no fueron del todo perdonados, sino que tuvieron que ser "girados" o "transportados" al futuro, al tiempo cuando Cristo murió en la cruz.)

Este pasaje dice que se hacia memoria por los pecados cada año en el día de la expiación. Se le recordaba a la gente que ellos (los del pueblo) eran pecadores y que se tenía que hacer remisión de sus pecados. Dos machos cabríos eran seleccionados: sobre uno de los mismos se confesaban los pecados del pueblo y era enviado al desierto, representando así la eliminación de su pecado. El otro macho cabrío era sacrificado y su sangre era usada para la remisión de los pecados de ellos, porque Dios había prometido: "y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová" (Levítico 16.30). La sangre de machos cabríos no podía ameritar la remisión de pecados; fue el tipo de la sangre de Jesús lo que pudo expiar los pecados de todo el mundo.

- Roy H. Lanier

La Voz Eterna, Junio 1976

"El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" (Juan 1.29).

"Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado" (1 Juan 1.7).

"Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre" (Hechos 22.16)

 

Índice de Estudios
(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2002 - 2008 La Voz Eterna