EL MORMONISMO:

LOS BAUTIZADOS POR LOS MUERTOS 

El versículo 29 del capítulo 15 de 1 Corintios es considerado por muchos un texto muy difícil de interpretar. Sin embargo la consideración de la tercera persona del plural en los pronombres usados en el pasaje hacen más sencilla su interpretación. Pablo utilizó aquí un argumentación ad hominem, o sea un argumento de acuerdo a lo que ciertas personas estaban haciendo. O sea que ciertos individuos conocidos a los corintios estaban practicando el bautismo en favor de los muertos. Pero el argumento que hace imposible que Pablo diera su aprobación a tal práctica es el uso de los pronombres en tercera persona.

No existen ejemplos en el Nuevo Testamento del uso "los que" o "qué harán" para designar prácticas que fueran obligación de los cristianos. En relación al bautismo, los escritores del Nuevo Testamento siempre dicen "nosotros" o "ustedes" y nunca "los que". "Ellos" son los que practican esta clase de bautismo, no "nosotros".

Con referencia a la práctica misma no se sabe nada de que los cristianos efectuaran tal bautismo sino hasta mucho tiempo después de la era apostólica. Y si se practicó después, esto fue por una interpretación equivocada del pasaje. Charles Hodge afirma que nada se supo de tal práctica antes del segundo siglo de nuestra era. La comunidad cristiana, a través de todas las épocas histórica, siempre ha condenado tal práctica como algo herético. Solamente los mormones han resucitado tal práctica en nuestros tiempos. Pero todo lo que tiene que ver con el bautismo por los muertos contradice lo que dice la Biblia.

Hasta el día de hoy es costumbre, en una argumentación, utilizar ejemplos tomados de prácticas no cristianas. De manera que un predicador podría mencionar que los indígenas tienen la costumbre de enterrar utensilios para comer junto con los muertos. Y entonces preguntaría: "¿Si no creen en la vida después de la muerte, por qué entierran utensilios junto a los difuntos?"

Este fue el tipo de ejemplo que utilizó Pablo, argumentum ad hominem. Pablo había prometido que iba a corregir ciertos desórdenes cuando llegara a Corintio (11.34), y uno puede aceptar con seguridad que el bautismo por los muertos era una de las cosas que iba a ser corregida. Hay muchas interpretaciones de este pasaje, pero es mejor enfatizar que no hay evidencia de que los cristianos de Corinto estuvieran practicando esta clase de bautismo.

- Burton Coffman

La Voz Eterna, Noviembre 1982

Índice de Estudios

(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2002 La Voz Eterna

Reservados todos los derechos