EL PRINCIPIO DEL INSTITUTO BAXTER EN MEXICO
  

Siendo Harris Lee Goodwin un hombre próspero en el mundo de los negocios en California, sintió el llamado de Dios para iniciar una gran obra multifacética en Latinoamérica. Habiéndose trasladado a México comenzó en 1963 el ministerio de La Voz Eterna, una revista cristiana reconocida hoy como una publicación internacional. Al año siguiente, en 1964, fundó el Instituto Baxter de Estudios Bíblicos y Culturales. Desde el principio, el Baxter se proyectó hacia los países de habla hispana con el propósito de entrenar ministros de Dios, de acuerdo al más alto nivel educativo posible. En México no fue posible llevar a cabo un programa fuerte de enseñanza debido a las restricciones impuestas por el gobierno a instituciones de carácter religioso.

A consecuencia del Huracán Fifí, que devastó la parte norte de la República de Honduras en 1974, Harris Goodwin vio, además de satisfacer las necesidades materiales, las necesidades espirituales de los países latinoamericanos. Para el caso se decidió trasladar en 1978 el Instituto Baxter de México a Tegucigalpa, capital de Honduras. Una vez en Honduras, los planes para la obra de las iglesias de Cristo se ampliaron considerablemente. Con la compra de una extensa propiedad de cerca de 62,000 varas cuadradas, el Instituto Baxter se lanzó a la tarea de construir un complejo de modernos y sólidos edificios para salones de clase, la administración, biblioteca, dormitorios y cafetería.

La inmensa pobreza del país de Honduras y el alto índice de desnutrición motivó a su vez a Harris L. Goodwin a establecer un centro de atención médica en Tegucigalpa. Se compró un terreno adyacente al Instituto Baxter para este proyecto, y en 1985 llegó al país la primera brigada dental.

La proyección original del Instituto Baxter fue, desde el principio, la preparación integral del hombre de Dios. Ante un mundo moderno cada vez más exigente, el Instituto aceptó el desafío de ofrecer el nivel más alto posible de instrucción, no sólo en las ciencias bíblicas sino también en estudios seculares con el fin de equipar al hombre completo, capaz de alcanzar todos los niveles de la sociedad con el evangelio de Jesucristo. Siguiendo esta línea de la visión original de Harris L. Goodwin, el Instituto Baxter está operando actualmente a nivel universitario.

- Arnoldo Mejía Avila

La Voz Eterna, Mayo-Junio 2001

(Adaptado)

Índice de Estudios

(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2002 La Voz Eterna

Reservados todos los derechos