LA CENA DEL SEÑOR: MUERTE, RESURRECCIÓN Y EL TERCER DÍA
 

La muerte de Cristo está mostrada por el pan y la copa, y la resurrección por el primer día de la semana.

Cuando los datos concernientes al evangelio y a la predicación apostólica son reunidos en el Nuevo Testamento, la correspondencia clara es vista entre su contenido y la práctica de tomar la comunión el primer día de la semana.

Jesús relacionó su muerte y resurrección y también el "tercer día" cuando habló a sus discípulos (Mateo 16.21; 17.23; 20.29; 27.63; Marcos 9.31; 10.34; Lucas 9.22; 13.32; 18.33 y Juan 2.19). Este fue también el mensaje de la ley y los profetas (Lucas 24.25-27; 44-46). Los ángeles hablaron de esta relación (Lucas 24.4-7). Es algo que estuvo como parte de las enseñanzas de Jesús y fue claramente recordado por sus discípulos (Lucas 24.17-24). El tercer día después de su muerte es el primer día de la semana (Lucas 24.1,13,21). Un patrón de la enseñanza es evidente en estos datos.

Nuestra justificación y perdón están basados en la muerte de Cristo (Mateo 26.28) y están unidos inseparablemente al evento de la resurrección (Romanos 4.25; 5.10; 1 Corintios 15.14). Observemos que su muerte y resurrección son recordados como una unidad. Esta secuencia de pensamiento es también visto en el significado del bautismo (Romanos 6.3 en adelante y 1 Pedro 3.21).

En su discurso a Cornelio, Pedro siguió este patrón de instrucción al relacionar estas cosas: Muerte, resurrección y el tercer día (Hechos 10.39-40). Es claro, por lo tanto, que recordar una de las cosas le hace recordar las otras dos.

Por lo tanto, Pablo en 1 Corintios 15.3-4 resumió el contenido del evangelio de la siguiente manera: "Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras, y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras". Analice como estos versículos resumen una unidad simbiótica de pensamiento.

Jesús dio instrucciones de cómo quería ser recordado. En la Cena del Señor, no solamente recordamos su muerte, sino que también recordamos su resurrección (1 Corintios 11.23-29).

La frecuencia de tomar la Cena del Señor es determinada por lo esencial del evangelio porque es reflexivo a ellos. Lo que realmente está unido en el memorial es la muerte de Cristo mostrada por el pan y la copa y la resurrección por el primer día de la semana. La práctica es una unidad simbiótica así como la doctrina. Así fue la práctica de la iglesia primitiva bajo la aprobación apostólica (Hechos 20.7; 1 Corintios 11.20; 16.1-2). Incluso después de los apóstoles permaneció como una práctica identificando el cristianismo post-apostólico (Ferguson, Cristianos Primitivos Hablan, Sweet Publishing).

Cuando los hechos de la Escritura y la historia de la iglesia son examinados es claramente evidente que la práctica de tomar la Cena del Señor en el primer día de la semana permanece en tierra firme. ¿Qué otro preserva la unidad de pensamiento? (muerte, resurrección, tercer día) ¿Qué otra práctica puede uno afirmar que tiene aprobación apostólica sino ésta? Si el evangelio está centrado en las Escrituras, ¿por qué no dejar nuestra comunión y práctica que nos muestre como se hizo en la iglesia del primer siglo y muchos siglos después?

- John Lankford

La Voz Eterna, Septiembre-Octubre 2004 (Vía Gospel Advocate)

Índice de Estudios
(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2002 La Voz Eterna