EL GOBIERNO ECLESIASTICO
 

Hemos dedicado una sección especial de esta edición al gobierno eclesiástico de los seguidores de Cristo. La palabra eclesiástico se refiere a la organización o gobierno de la iglesia y es un derivado de la palabra griega "ek" (fuera) y "kalein" (llamar) lo cual forma "ekklesiastikos" de la palabra "ekklesia" significando una asamblea de ciudadanos llamados fuera por el pregonero. Así que, en efecto, estamos discutiendo el patrón bíblico para el gobierno de la vida en comunidad de los ciudadanos del reino de Dios.

Múltiples formas de gobierno han sido adoptadas y son practicadas por aquellos que profesan ser creyentes y seguidores de Jesucristo como su Señor y Salvador. En varios grados, algunos de estos cuerpos religiosos se adhieren al patrón revelado en las Escrituras del Nuevo Pacto mientras que otros cuerpos religiosos ignoran este patrón y rechazan el concepto de que el patrón ata creyentes contemporáneos. Estos estudios son dirigidos principalmente a aquellos creyentes que han aceptado la palabra de Dios como la única fuente de autoridad final en todo lo que tiene que ver con la vida y las enseñanzas de cristianos formando la iglesia de Cristo. Para aquellos que profesan ser cristianos que se encuentran dentro de las organizaciones religiosas que han rechazado la autoridad bíblica o ejemplos como reglas de fe o práctica, los estudios serán solamente un resumen de lo que el gobierno de la iglesia primitiva practicaba.

Dentro de las filas de aquellos ciudadanos del reino de Dios dedicados a una restauración de la iglesia así tal como Cristo la desea, es una opinión general de creencia de que la iglesia debe seguir el patrón y enseñanzas de Jesús y los apóstoles en todas las cosas. Sin embargo, esta creencia profesada en el principio de un gobierno bíblico es violado a menudo en la práctica entre las iglesias de Cristo de habla hispana en Latinoamérica. Aunque muchas excusas son ofrecidas para no escoger obispos (ancianos) y diáconos en las congregaciones locales de las iglesias de Cristo en Latinoamérica, uno podría sospechar que estas excusas en algunos casos, no son más que el esfuerzo para justificar la continuación de una forma de gobierno que no es bíblico mientras que al mismo tiempo claman adherencia en teoría a la forma bíblica.

Varias iglesias de Cristo latinoamericanas han sido gobernadas desde que fueron establecidas por el sistema de un pastor-predicador. Este pastor-predicador puede negar que es el pastor, pero él funciona de hecho en esta posición. A menudo este predicador está siendo sostenido y es responsable ante los obispos de una iglesia de otra ciudad o de otro país. Algunos predicadores han usado este hecho para rehusar responsabilidad directa ante aquéllos con quienes laboran. Otros han causado a los miembros de la congregación con la que ellos trabajan a sentir que la congregación está también sujeta a la dirección o gobierno de los obispos de las iglesias que están pagando el salario del predicador. Ambos conceptos son equivocados.

Un predicador puede ser sostenido por una o varias congregaciones o individuos para predicador en un lugar diferente de aquél donde la fuente de sostenimiento se origina. Hay amplios precedentes bíblicos para esto. La iglesia de Cristo es universal "católica", y no debe hacer distinción de raza o nacionalidad si fuera la iglesia que Cristo desea. Las ofrendas de cristianos dondequiera que son dadas vienen a ser el dinero del Señor y su fuente es secundaria. Estas ofrendas son consagradas a la predicación del evangelio y a alivianar la miseria de los necesitados. Como la congregación y sus obispos que sostienen a un predicador que trabaja en otra área, en el mismo país o en el extranjero, están responsabilizándose al predicador, de la misma manera él debe necesariamente aceptar ciertas obligaciones con ellos. Sin embargo sus obligaciones con ellos son principalmente dedicar su tiempo completo y energías a la predicación y la enseñanza del evangelio y a vivir una vida digna como un hombre de Dios. El no está eximido de ser una ministro "siervo" de la congregación que él establezca o una que ya haya sido establecida a la que él sirve ni se puede considerar esta congregación bajo la dirección o bajo la supervisión de los obispos de la iglesia o iglesias que están sosteniendo al predicador.

Cualquier congregación tiene el derecho de preguntar y aceptar consejo de cualquier otro grupo de obispos que se encuentren en cualquier lugar, pero no está sujeto a otra congregación. Aunque si bien las iglesias de Cristo tienen una autonomía en asuntos de gobierno local, ellos también deben existir como un cuerpo con una fe y un Señor dentro del cuerpo universal o iglesia de Cristo. Mientras que en muchas áreas hay independencia de la unidad local (congregación), debe haber también ahí interdependencia como miembros del cuerpo total. El sufrimiento o el problema de una parte de la iglesia debe ser el sufrimiento y el problema del cuerpo total. Esto viene a ser una realidad con el reconocimiento de Cristo como la única cabeza de la iglesia universal y la aceptación de las Escrituras del Nuevo Pacto como única guía.

Donde las congregaciones de las iglesias de Cristo han existido, cinco, diez o quince años sin que obispos y diáconos hayan sido nombrados con el predicador sirviendo como el único pastor, es difícil concebir que este predicador ha sido efectivo en su ministerio o que los miembros han tomado sus responsabilidades ante Dios como una cosa seria. Puede haber excepciones, pero aquellos responsables de organizar el gobierno de la iglesia de Cristo deberían haber tomado los pasos necesarios para poner en orden las cosas de que están deficientes, y enseñar y entrenar hombres capaces para que ellos puedan ser ordenados a servir como ancianos y diáconos de esas congregaciones.

"Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé" (Tito 1.5).

- Harris Lee Goodwin

La Voz Eterna, Agosto 1979  

Índice de Estudios
(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2002 La Voz Eterna