JESUS, AMIGO DE LOS PECADORES

Es una verdad maravillosa y alentadora el hecho que el amor divino ha sido extendido al hombre pecador. Es aún más extraordinario el hecho que Dios se hizo hombre y habitó en el mundo para demostrar este amor. Hay que considerar que Jesús es el amigo de los pecadores.

Primero, su amor por los pecadores se ve en el hecho que se asociaba con ellos para predicarles el mensaje del reino de Dios. Una de las críticas que se hacía de Jesús es que él comía con los publicanos y los pecadores (Mateo 9.11). Pero es necesario notar la defensa que Jesús hacía en cuanto a sus actos. "Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos... Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento" (Mateo 9.12-13).

Pero por el hecho que Cristo haya dedicado tiempo a los pecadores, uno no puede concluir que él aprobaba las actividades de ellos. Por el contrario, él aprovechaba esta relación con ellos para cambiar sus corazones y corregir su conducta. Por ejemplo, Cristo decidió entrar en la casa de Zaqueo, a pesar de la desaprobación pública, y le dijo a este hombre: "Hoy ha venido la salvación a esta casa... Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido" (Lucas 19.9-10).

Pero Cristo no hizo sólo esto, sino que nos dio el mandamiento de hacer lo mismo: "Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y el Hijo, y del Espíritu Santo" (Mateo 28.19). La única manera de hacer discípulos en el mundo es, ir directamente a los pecadores y predicarles la verdad para que se salven del poder del pecado.

Segundo, vemos el amor de Jesús por los pecadores por el sacrificio de su vida en la cruz. Considérese la declaración de Pablo: "Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5.6-8). En este pasaje Pablo está indicando que Cristo murió "en lugar" de los impíos, garantizando el perdón de sus pecados.

Aún en medio de la agonía de la cruz, Jesús mostró su amor por el ladrón que estaba a su lado, y le dio esperanzas: "Hoy estarás conmigo en el paraíso" (Lucas 23.43). Más aún, él estuvo dispuesto a orar por aquellos que le martirizaban: "Perdónalos, porque no saben lo que hacen" (Lucas 23.34). La muerte de Jesucristo es un monumento erigido a la proposición que Jesucristo es amigo de los pecadores.

Tercero, Jesús es amigo de los pecadores porque él los eleva a una condición superior en lo espiritual después de su conversión. Fue el mismo apóstol Pablo (el antes violento Saulo de Tarso) quien dijo: "Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio, habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad. Pero la gracias de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús" (1 Timoteo 1.12-14).

Cristo era amigo de Saulo y esa amistad motivó a este a obedecer los mandamientos del Señor (Hechos 26.19). Nadie puede apreciar la amistad de nuestro Salvador sin una relación recíproca que implica obediencia y sumisión a él. Si Dios pudo personar a Saulo y emplearle el resto de su vida como un ejemplo para otros, el Señor ciertamente puede moldear nuestras vidas para hacerlas vasos de honor que rindan frutos. Esto sólo puede suceder por la transformación que viene por el evangelio de Jesucristo.

Solamente un verdadero amigo puede perdonar, y eso es lo que Jesucristo vino a hacer al mundo: "Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen" (Hebreos 5.8-9).

- Eddie J. Miller

La Voz Eterna, Abril 1980

Índice de Estudios
(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2002 La Voz Eterna