EL OCULTISMO ESPIRITISTA EN ESTE SIGLO CIENTIFICADO
  

La Irrevocable Ley Divina:

Quiero introducir el tema dándole al Señor Altísimo la primera palabra: "No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo Jehová vuestro Dios" (Levítico 19.31, RVR). "En cuanto a la persona que se va a los médium o los espiritistas, para prostituirse en pos de ellos, también pondré mi rostro contra esa persona y la cortaré de entre su pueblo". "Santificaos, pues, y sed santos, porque yo soy el Señor vuestro Dios" (Levítico 20.6-7, Biblia de las Américas). "Cuando hayas entrado en la tierra que Yahveh tu Dios te da, no aprenderás a cometer abominaciones como las de esas naciones. No ha de haber en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, que practique adivinación, astrología, hechicería o magia, ningún encantador ni consultor de espectros o adivinos, ni evocador de muertos. Porque todo el que hace estas cosas es una abominación para Yahveh tu Dios y por causa de estas abominaciones desaloja Yahveh tu Dios a esas naciones delante de ti. Has de ser integro con Yahveh tu Dios. Porque esas naciones que vas a desalojar escuchan a astrólogos y adivinos, pero a ti Yahveh tu Dios no te permite semejante cosa" (Deuteronomio 18.9-14, Biblia de Jerusalén).

Ocultismo en Pleno Siglo XX:

Un centro espiritista fue inaugurado recientemente en la misma colonia donde nos reunimos como congregación de la iglesia de Cristo. Realizan actividades cúlticas impregnadas de rezos católico-romanos y cánticos a imágenes e ídolos diversos; disfrazan su culto demoníaco de religiosidad y engañan a muchos ingenuos ignorantes de la Palabra del Dios vivo, la Biblia.

Conversaba con una señora de 34 años que venía llorando y huyendo del marido con sus dos pequeñas hijas. El hogar se estaba destrozando. Su historia clínica espiritual revela contactos con el Ocultismo: Sortilegios, Curanderismo Ensalmador o también llamado Magia Blanca, Espiritismo e Idolatrías. Todo esto la llevó a sufrir depresiones nerviosas severas que ningún sicólogo ni siquiatra pudo curar; llegó al intento de suicidio. El hogar se llenó de griterías, pleitos, alcoholismo, adulterio y un atroz desapego del evangelio de Cristo.

Esa misma tarde la llevé a la confesión de Cristo y la bautizó mi amigo y hermano predicador que también me bautizó a mí, Arnulfo Santillán. Ella nació de nuevo, ¡gloria a Dios! Cabe agregar que su depresión se curó y la alegría volvió a su vida radicalmente.

Unas vecinas dicen "comunicarse con los muertos", otras andan en caminos de adivinación por medio de las famosas "cartas Tarot". Y a más profundidades, otras, practican la "magia negra", en la que invocan a Satanás a lo descarado. A una hermana hoy apartada de la iglesia de Cristo la han oprimido duramente. Esos practicantes de la magia negra ¡quemaron una Biblia! que regalaron a la familia. Y como son vecinos inmediatos de esta hermana, le han aparecido en el interior de su casa gatos negros, pajarracos negros y cinco tarántulas (fenómeno ocultista llamado "Aporte"), aun viviendo ella en zona céntrica. Sintió por quince días que la estaban ahorcando cada noche, y la súplica en oración y la lectura de la Biblia han sido lo único que la ha aliviado. Yo sólo narro lo que me relataron a mí, de primera mano, ella y sus tres hijos. (Tanto ella y sus hijos son sanos mentalmente y no tienen antecedentes psiquiátricos).

Un abortado médico, excompañero mío en la Escuela de Medicina, comenzó a aficionarse por "la acupuntura", de allí pasó al "naturismo herbario" y ahora su consulta es en el terreno prohibido del "espiritismo". ¿Qué nos pasa a los universitarios discípulos del siglo de la Ciencia y la Tecnología? "Si la luz que hay en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?" (Mateo 6.23).

Podría multiplicar los ejemplos, pero no es oportuno. Todo ese bagaje de hechos que nos rodean y tocan de cerca son una prueba evidente del poder de la tinieblas. Es engañoso afirma que el ocultismo en todas sus variantes sólo hace presas a gente ignorante e inculta, pues yo mismo he conocido profesionistas, graduados en las mejores universidades, que andan en pos del error demoníaco.

Una directora de un Centro de Educación Superior, donde yo impartí cátedra de Neurología aplicada a la Educación Especial de niños minusválidos, sufre de depresiones severas; aparte posee ciertas cualidades "clarividentes" como sueños premonitorios y visiones eidéticas (visiones de realidades fantasmales o llamadas en teología también "trasgos"). Hasta lo que yo sé, había consultado curanderos, un exorcista cura católico, para pedir oración por una pariente con enfermedad incurable, cáncer a los 22 años. La pariente falleció. Con ella fracasó la Oncoterapia, la Herbolaria, el Curanderismo y el exorcismo. Nadie puede violar la voluntad de Dios.

Ya está probado - de sobra - el daño psíquico y espiritual (resistencia a la oración y a la Palabra de Dios) que trae consigo el visitar a los oficiantes del ocultismo. La llamada "Depresión Endógena" o de causa desconocida para la siquiatría moderna no tiene remedio ninguno, pues su mismo nombre lo indica "sin causa". Y es que el ser humano depende de lo espiritual y los siquiatras cristianos lo saben. El Ocultismo es causa de depresiones severas que llevan a muchos al manicomio, o al suicidio... y por último al infierno, a menos que Cristo por medio de la predicación del evangelio salve de una vez por todas a estas víctimas. Yo he sido testigo de esta clase de liberaciones magníficas. ¡Gloria a Dios!

El Camino Perverso del Rey Saúl:

El 12 de mayo del presente año 1988 asesinaron en Monterrey, N.L., México, al Presidente de la Sociedad Espiritista Mutualista con sede en Matamoros, Tamp., México. Tenía 70 años de edad y era homosexual. Según la policía, lo mataron durante una orgía; su cuerpo yacía desnudo y con huellas de sadismo sodomita.

La Biblia dice en Romanos 6:23: "La paga del pecado es muerte..." La Escritura dice que Saúl, siendo rey acudió disfrazado a consultar una hechicera. Violó así el edicto aprobado por Dios mismo acerca de esos abominables caminos. Los invitó a analizar el primer libro de Samuel, capítulo 28.3-25. Yo personalmente no creo que Dios se haya comunicado con Saúl por medio del Espiritismo, haciendo venir al profeta Samuel. El Señor no utiliza medios sucios para revelarse. El ya había desechado comunicarse con Saúl por desobediente a su Palabra. Ya no le habló por sueños, tampoco por Urim ni por profetas. La biblia dice que Dios mató a Saúl por dos grandes pecados que él cometió: perdonar al líder Amalec y por consultar a la hechicera de Endor. Leemos: "Así murió Saúl por la transgresión que cometió contra el Señor por no haber guardado la palabra del Señor, y también porque consultó y pidió consejo a una médium, y no consultó al Señor. Por tanto, El le quitó la vida y transfirió el reino a David, hijo de Isaí" (1 Crónicas 10.13,14, Biblia de las Américas). Claramente dice la Biblia que "no consultó al Señor". ¿Desconocía Saúl la ley divina acerca de todo esto?

A veces no nos gusta la idea bíblica del Dios que castiga y enjuicia y queremos ver tan sólo su faceta de bondad y amor, pero esto es desconocer los atributos de Dios. Dice la Escritura en el Nuevo Testamento:

"Cualquiera que viola la ley de Moisés muere si misericordia por el testimonio de dos o tres testigos. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que ha hollado bajo sus pies al Hijo de Dios, y ha tenido por inmunda la sangre del pacto por la cual fue santificado, y ha ultrajado al Espíritu de gracia? Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo pagaré. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo. ¡Horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo!" (Hebreos 10.28-31, Biblia de las Américas).

Saúl pagó con la muerte, al igual que sus tres hijos Jonatán, Malquisúa y Abinadab. Cayeron por los flecheros filisteos, determinado todo por Juicio Divino. Luego: Vergüenza y humillación para Israel. "Y pusieron sus armas (los filisteos) en el templo de sus dioses, y colgaron la cabeza (de Saúl) en el templo de Dagón" (1 Crónicas 10.10). Dagón era un ídolo con forma de un gran pescado y cabeza humana.

Cristo Hijo de Dios, Unico Vencedor de las Tinieblas:

"Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo" (1 Juan 3.8). Los predicadores deberíamos tomar en serio los fenómenos del ocultismo, no reirnos de ellos como si fueran "juego", o "simple superstición" ignorante. Con todo y que hay muchos vividores "charlatanes", no siempre es así. Recomiendo que estudiemos más a fondo los pasajes bíblicos que tratan del diablo y sus artimañas. Por una razón de peso: "Para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Cor. 2.11).

En la misma carta nos exhorta a mantener los ojos del espíritu bien abiertos: "Porque los tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz. Por tanto, no es de sorprender que sus servidores también se disfracen como servidores de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras" (2 Cor. 11.13-15, Biblia de las Américas).

Los cristianos tenemos una lucha tremenda contra las tinieblas ¡y la batalla es del Señor, en Cristo Jesús! Es, como en toda guerra, necesaria la estrategia defensiva y ante todo la ofensiva en relación al enemigo.

La revelación de Dios lo deja bastante claro en la carta que Pablo escribió a la malograda iglesia de Efeso, situada en Asia Menor; a la que Pablo y Juan dedicaron mucho de su trabajo y amor (allí está el testimonio de Hechos 19 y de Apocalipsis 2). Cito ahora de la Biblia de Jerusalén:

"Por lo demás, fotaleceos en el Señor y en la fuerza de su poder. Revestíos de las armas de Dios para poder resistir a las acechanzas del Diablo. Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas. Por eso, tomad las armas de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y después de haber vencido todo, manteneros firmes. ¡En pie!, pues; ceñida vuestra cintura con la Verdad y revestidos de la Justicia como coraza, calzados los pies con el Celo por el Evangelio de la paz, embrazando siempre el escudo de la Fe, para que podáis apagar con él todos los encendidos dardos del Maligno. Tomad, también, el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios; siempre en oración y súplica, orando en toda ocasión en el Espíritu, velando juntos con perseverancia e intercediendo por todos los santos..." (Efesios 6.10-18).

- Dr. José G. Sampayo

La Voz Eterna, Julio-Agosto 1988 
Índice de Estudios

(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2002 La Voz Eterna

Reservados todos los derechos