ORACIÓN POR LA ESPOSA DEL PREDICADOR
 

Cuando sus sentimientos han llegado a un grito de alto y han cambiado del gozo de una ceremonia de bodas a una preocupación profunda por el día presente, ayúdame a entender cómo ella se siente dividida, como que está tratando de viajar en ambas direcciones en una autopista.

Necesito aceptar sus limitaciones, de la misma manera que ella lo hace, sabiendo que algunos piensan que ella debe hacer todo. Algunas veces debe sentirse confusa, como los pepinos dulces y amargos en el mismo frasco. Cuando los pepinos son servidos, algunos esperan que todos tengan el mismo sabor. Ella mira nuestros conflictos y tiene que aceptar el hecho que no nos puede ayudar a todos. Ella debe observar cómo su esposo es alabado por algunos mientras al mismo tiempo es criticado por otros. Reconoce que él tiene que ser como un paramédico como también un soldado, quien nunca se debe cansar en la obra del Señor.

Muchas de sus noches debe estar sola mientras él está lejos ministrando a otros. ¡Ayúdame a ministrarle a ella! Aunque su esposo es la persona más importante para ella, no puede sentarse con él en la adoración. Mira la necesidad de estar con sus niños, pero anhela estar de la mano con su esposo en sus ministerios visibles. Algunas veces debe sentir que es sólo una sombra, sin apreciar la importancia de cuidar de su esposo para que él sea el hombre de Dios que anime el resto de nosotros. Todos sus ministerios parecen insignificantes por comparación, como ser la base para una hermosa estatua de bronce. De alguna manera ayúdame a mostrarle que la base es una parte tan vital de la estatua. Ayúdale a darse cuenta que un cuadro está completo sólo cuando tiene un marco. Ella enmarca la vida de su esposo y hace resaltar lo mejor en él. Sin su delicado cuidado y espíritu sin egoísmo, él no tendría nada que darnos. Su entusiasmo y habilidad para inspirarnos es el resultado directo de sus esfuerzos numerosos y preocupación por él.

Ayúdame a comunicarle que aunque está unida invisiblemente a él en su servicio, todavía ella necesita sentir su identidad propia. De alguna manera yo necesito animarla a escoger algunas maneras de servir a Dios aparte de lo que su esposo está haciendo, de manera que ella pueda usar sus propios dones y talentos para el crecimiento espiritual.

Que nunca sienta el rechazo debido a sus limitaciones, incapacidades o fatigas, o como el resultado de demasiadas exigencias mías u otros respecto a su energía y tiempo. Mi gratitud va para ella por su amor y gracia en compartir la persona más preciada en este mundo para ella. Yo creo que la recompensa de Dios para la esposa del ministro será en abundancia. Pero no permitamos que ella tenga que esperar hasta llegue al cielo para recibir nuestra alabanza.

- Bonnie Leese

La Voz Eterna, Mayo-Junio 1998

(Vía revista Gospel Advocate)

 

"Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. El corazón de su marido está en ella confiado...

Alarga su mano al pobre, y extiende sus manos al menesteroso.

Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en su lengua.

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; y su marido también la alaba: Muchas mujeres hicieron el bien; mas tú sobrepasas a todas. Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; la mujer que teme a Jehová, ésa será alabada. Dadle del fruto de sus manos, y alábenla en las puertas sus hechos" (Proverbios 31.10-11, 20, 26, 28-31).

Índice de Estudios

(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2002-2008 La Voz Eterna Reservados todos los derechos