UN PELIGRO LATENTE

 

 

Las rocas que están en las partes altas de la montaña, pueden ser un grave peligro para los habitantes que han construidos sus casas en la falda de ella. Si las rocas estuvieran debajo de las casas, les servían de fuerzas o bases. De igual manera, si construimos una iglesia en base a la palabra de Dios, ésta se fundamenta en la roca, pero si la fundamos en los pensamientos humanos, entonces está en grave peligro.

El 11 de octubre de 1975, nací de nuevo en Cristo, desde entonces he creído y aceptado que las palabras de Dios son la razón de mi existencia. Por tanto, me apego a lo que Dios ha dicho, y considero la Biblia como el libro autorizado por Dios, porque en ella se reclama tanto la inspiración como la revelación de su contenido que proceden de Dios. En consecuencia solamente acepto lo que Dios dice en su palabra, para guiar mi vida y enseñar en las iglesias.

Lamento que no soy perfecto y que mis debilidades me hunden en el fango del error. Sin embargo, mi gran esfuerzo es ser fiel a mi Dios, en todo sentido. Al interpretar mis sentidos y demás facultades pueden traicionarme por lo que, con la oración, la ayuda del Espíritu Santo y un pensamiento crítico y celoso a mis convicciones trato de basarme perfectamente en lo que Dios dice en su palabra: la Biblia.

El apóstol Pablo escribió a Timoteo:

"Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren" (1Tim. 4.16).

Pablo reclamó esto porque él también se interesó, en enseñar lo que había recibido, como lo planteó en varias ocasiones (1 Cor. 15.3, 4; 11.23). Por consiguiente es propio que él enseñara el cuidado de lo que creemos, practicamos y enseñamos.

Jesucristo también, remitió a que sus enseñanzas venían del Padre, como dijo:

"Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar" (Juan 12.49).

Por lo que él dijo a los judíos: "Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió. El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta. El que habla por su propia cuenta, su propia gloria busca; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y no hay en él injusticia" (Juan 7.16-18).

Es importante, que veamos el peligro latente dentro de las iglesias, pues muchas mundanalidad o carnalidad se observan, las cuales difieren de la palabra de Dios. Se ha querido humanizar el cristianismo, en conformidad con esa filosofía de los siglos XV y XVI, dando como resultado el cristianismo humanista, este movimiento que busca el desarrollo de las cualidades del hombre, influyó en lo moral, lo espiritual e intelectual convirtiéndose en uno de los enfoques del renacimiento. Esto dio con un cristianismo pagano.

La revisión de los textos antiguos a la luz de dar preeminencia al hombre, fue una reacción a los abusos cometidos por la religión predominante de la edad medieval. Ahora, en el siglo que supuestamente sería el "siglo de la espiritualidad", el hombre se enfrenta con demasiada contrariedades que le inducen a buscar una nueva forma de enseñanzas, de vida y métodos. Pero me pregunto, ¿el problema no estará en que el hombre ha dejado la palabra de Dios?

En la mitad del pasado siglo, con el surgimiento del socialismo y el comunismo, se trató de dar un enfoque materialista a la historia. Ese enfoque insidia en el pensamiento cristiano, surgiendo así la teología de la liberación. Era un pensamiento basado en las relaciones de modo de producción; poner las relaciones productivas en coordinación con Dios y el hombre. Esto trajo como consecuencia una desviación y adulteración de los conceptos teológicos. La teología de la liberación se puede definir como "movimiento teológico cristiano, surgido en América del Sur, que se distingue por su lucha contra la opresión y la explotación del hombre". Esta es una teodicea o teología natural.

Ahora a finales del siglo XIX hasta el inicio del siglo XXI, con el pensamiento del modernismo producto del desarrollo tecnológico y científico, se está haciendo esfuerzos para darle una visión diferente a la teología. En cada época, el hombre ha querido actualizar la palabra de Dios, a la conveniencia humana. El deterioro moral, económico, social y espiritual de los últimos años, es causante de grandes daños en la teología tradicional, dando a luz a una nueva teología, del modernismo o de la actualidad.

Ahora bien, la teología desde un enfoque cuya finalidad sea relacionar el mundo con el hombre y viceversa, constituye un enfoque filosófico del hombre; pero con el enfoque de incluir a Dios, relacionado con el hombre y el mundo, entonces se convierte en teología. Aunque teología debe definirse como: "Ciencia que trata de Dios y de sus atributos y de sus perfecciones" (Dicc. L. Encl. 2000). En consecuencia, las diferentes teologías influyas por el hombre son solamente sofismas para inducir al error, pero no para mantener la pureza de la palabra de Dios.

Existe un peligro latente en las iglesias, puesto que éstas no pueden salvar, pero sí, pueden condenar. Debemos tener cuidado con la influencia de la relatividad, como también del consenso como manera de resolver las diferencias doctrinales, y el poco crecimiento de las iglesias. Es tiempo de saber que vivimos en tiempos peligrosos, o tiempos malos; aprovechar el tiempo es un deber de cada creyente, para llevar a efecto la voluntad de nuestro Dios. Sé que es difícil estar de acuerdo con todos los hermanos, pero no podemos flaquear de la verdad; más a pesar de todo amémonos, soportémonos en Cristo. No juzguemos al criado ajeno, pero mantengamos hasta donde sea posible y más allá en la pureza en Cristo. Dios le bendiga.

- Fausto Piña Bello

 

Índice de Estudios
(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2014 La Voz Eterna