RESTAURACIÓN PERENNE
  

Si la restauración alguna vez deja de ser perenne, entonces dejará de ser restauración. Tiene que ser un movimiento continuo o no es un movimiento del todo. Cada generación debe buscar cómo hacer retornar a los hombres a Dios en base a las Escrituras y recobrar la esencia y la naturaleza de las prácticas del Nuevo Testamento.

Uno podría señalar varios eventos de la historia y llamarlos el comienzo del Movimiento de Restauración. No hay posiblemente ningún siglo, desde el primer siglo, que no haya visto uno o más de estos esfuerzos. Nuestra gente está más familiarizada con los esfuerzos de O'Kelly, Stone, Campbell y Scott, y con tales piezas poderosas de literatura como la "Ultima Voluntad del Presbiterio de Springfield", la "Declaración y Discurso" y el "Sermón Sobre la Ley". Y sin embargo ninguno de éstos puede ser considerado el punto de partida para el movimiento de restauración.

Es verdad que éstos y muchos otros removieron las aguas de la restauración, y gradualmente la corriente comenzó a moverse. La idea fue clarificada y purificada a través de varios años de estudio y experimentación. Sufrió su temple en lo crucial de los grandes debates de Campbell. Fue clarificado por el primer principio de la predicación de Scott. Gradualmente tomó una forma definitiva y se convirtió en un "movimiento".

La naturaleza esencial de la iglesia comenzó a surgir. Era una comunidad nacida de nuevo, separada de todo dominio del diablo. No se rendía en obediencia a nadie excepto Cristo Jesús, no se sujetaba a ningún otro término excepto la Biblia. Era no denominacional y no sectaria. Jesús era su única cabeza, y su palabra era su única autoridad. Así esta trascendía todas las barreras de la raza, el lenguaje o la edad, y constituía el reino de Dios en la tierra.

A medida que estos conceptos se enfocaban, era difícil que estos creyentes no pensaran que habían capturado toda la verdad y que habían llegado al destino último de la restauración de la iglesia del Nuevo Testamento. En verdad ellos habían descubierto de nuevo los esenciales.

Sin embargo, hay incontables detalles que aún hay que buscar. La súplica, por lo tanto, es restaurar a la iglesia las marcas esenciales de identidad que la distingan como la iglesia del Nuevo Testamento, y que haga que su fe y su práctica sean las mismas de la iglesia de Jesucristo.

Cualquier persona religiosa apreciaría cualquier esfuerzo que elimine la contaminación y restaure la unidad de la iglesia. La idea de la restauración es muy noble y tiene apelación universal. Nadie tiene un monopolio sobre la misma. Esta trasciende todas las líneas sectarias y es verdaderamente no denominacional. La idea es teológicamente sana. La iglesia crece a medida que hombres y mujeres son confrontados con el evangelio y deciden obedecerlo.

La religión cristiana es predominantemente una religión de fe - una fe que viene de escuchar la palabra de Dios. La enseñanza que la fe es un don impartido a nosotros por gracia no es doctrina bíblica. La fe que obtenemos de la palabra es siempre una fe que obedece. No puede ser una fe "sola". Es una respuesta del individuo a la palabra que ha sido recibida y aceptada. Tal fe es siempre una fe obediente.

Y mientras más fe venga, más perfecta será la obediencia. Y mientras más perfecta sea la obediencia, más completa será la restauración. Cuando la fe deja de crecer, la restauración se detiene, y de hecho comienza a deteriorarse.

El fundamento principal de toda restauración es la dedicación a la proposición que la Biblia es la palabra autoritativa, y la voluntad del Dios todopoderoso. Donde ésta hable, nosotros hablamos; donde ésta calla, nosotros guardamos silencio. La súplica de "volver a la Biblia" siempre será un lema del Movimiento de Restauración. La búsqueda de las sendas antiguas siempre será algo renovador.

El movimiento continuará mientras nuestra generación continúe en una búsqueda sin tregua de la verdad y que sus esfuerzos reproduzcan en cada edad la naturaleza esencial de la iglesia del Nuevo Testamento. La apostasía siempre estará presente, y la gente se volverá de la verdad a las fábulas. Si no se hace un esfuerzo por tapar la boca de los que dicen contrariedades, toda la iglesia puede llegar a quedar en el olvido. Pero no tiene que ser así. Almas valientes tienen que levantarse en cada generación que estén dispuestas a luchar contra corriente y continuar restaurando los esenciales. Nunca llegará el tiempo cuando creamos que nuestro trabajo ya esté cumplido. El Movimiento de Restauración debe continuar mientras exista el tiempo.

Los hombres deben continuar adelante en búsqueda de la verdad. Es más importante que lo hagan dentro del terreno de la religión que en cualquier otro. Y el progreso hacia lo que Dios quiere que seamos, como está revelado en su palabra, vendrá solamente cuando nosotros luchemos con la verdad como Jacob luchó contra el ángel, y no la dejemos ir sino hasta que hayamos recibido una bendición.

- Reuel Lemmons

La Voz Eterna, Abril 1989

Índice de Estudios

(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2002 La Voz Eterna

Reservados todos los derechos