"La Santa Muerte"

 

"La santa muerte" es una religión originada en México, más o menos en 1962, y extendida últimamente en nuestro país de Guatemala. Al principio la iglesia católica la aceptó y permitió que los católicos le diera veneración a la imagen, pero últimamente la ha desautorizado y tildado de satánica. Aunque en estos últimos años ha tomado tanto auge, su origen se remonta a la época precolombina, según dicen investigadores y arqueólogos.

¿En qué consiste esta religión? Simple y sencillamente en la adoración a un esqueleto, cubierto desde el cráneo con una capa que varia de color según sus adoradores lo dispongan. Naturalmente tiene una guadaña en un mano.

En los recientes cateos que han hecho la policía y el ejército en casas de narcotraficantes, mareros y demás antisociales, se han encontrado además de armas, drogas, celulares y dinero, altares erigidos a la santa muerte, la cual se ha vuelto su diosa, y a la que le ofrecen como sacrificios a las personas que van a matar representadas por el número de veladoras o candelas que le encienden.

Sin embargo, no sólo ellos son sus adoradores, sino mucha gente de diferentes estratos sociales, quienes atestiguan de los milagros que les ha hecho. Su celebración más grande se efectúa durante los días de "Todos los santos", y de "Los difuntos", 1 y 2 de noviembre. En esos días la sacan en procesión.

Los cristianos debemos combatir esa nueva religión de Satanás, con todas nuestras fuerzas, como dice en Judas 3, conociendo de la ignorancia y credulidad de nuestros compatriotas. Jesús nos vino a dar vida eterna en gloria y destruyó por medio de su muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es al diablo (Hebreos 2.14,15). ¡El nos libró de temor a la muerte! ¡La muerte ya está muerta!

- Conrado Urrutia, 2012

La Voz Eterna, Julio-Agosto 2012

 

Índice de Estudios
(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2013 La Voz Eterna