¿SOY LO SUFICIENTEMENTE MADURO PARA SER BAUTIZADO?
  

Con frecuencia a los maestros de clases bíblicas y a los padres de familia, los niños que adquieren madurez, les hacen la siguiente pregunta: "¿Soy lo suficientemente maduro para ser bautizado? ¿Qué edad debo tener para ser bautizado?"

Debido a la importancia de esta pregunta básica y a la sensibilidad de un corazón de niño, nuestra búsqueda de palabras puede tener impresiones permanentes. Debido a que es difícil establecer una edad cuando un niño alcanza el nivel propio de madurez para tomar la decisión de bautizarse, contestar la pregunta con una edad específica no es necesariamente correcto o equivocado. Una respuesta a mediados del camino, podría ser: "Cuando hayas estudiado la palabra de Dios, y hayas hablado de la decisión con tus padres o seres queridos, entonces sabrás cuando es tiempo de ser bautizado".

Debido que esta es la decisión más importante que cualquiera podría hacer, se necesitan estudios cuidadosos a la pregunta. Las estadísticas muestran que más del 80% de la gente hacen la decisión de ser cristianos antes de los 21 años. Todos nosotros sabemos que nos tardamos en tomar la decisión porque lo difícil es decidirse.

¿Cómo sabemos que un niño es suficientemente maduro para ser bautizado? ¿Qué criterios debemos utilizar para determinar cuándo un niño está listo para obedecer el evangelio? ¿Cómo nosotros al ser padres y maestros podemos aconsejar a los niños de no tomar decisiones basadas en temor o en presión de otros niños de su edad?

Instruyendo a los niños en la casa, en el púlpito y en la clase bíblica, cada niño está expuesto a las Escrituras y a la creencia en el Señor Jesucristo. También deben aprender a memorizar los pasos de la salvación y a comprender versículos acerca del bautismo. Pero, ¿están listos para hacer el compromiso a una nueva vida?

Estos parámetros le podrían ayudar para que determine si un niño está listo para ser bautizado:

¿Ha cambiado el niño de un entendimiento literal a conceptos más abstractos? Por ejemplo, un niño de 7 a 8 años de edad, no seriá capaz de entender el simbolismo completo del bautismo, la sangre de Cristo e incluso la Cena del Señor.

Mientras los niños adquieren juicio y madurez, entenderán más fácilmente el significado de Romanos 6.3-4 que declara: "¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva". A la edad de 12 a 13 años, un niño entenderá mejor que el bautismo no es solamente un ritual. Así como LaGard Smith dice sobre el bautismo, es la ceremonia de bodas del creyente, relacionado a lo anterior, "el verdadero significado del bautismo no es lo que viene por fuera del paquete, sino lo que viene dentro, lo que hace este acto importante".

El niño está activamente participando en el servicio de adoración: escuchando, cantando, orando y poniendo atención durante la Cena del Señor son indicadores fuertes que un niño está adquiriendo madurez y que quiere ser parte del cuerpo. Animar a los niños a una edad temprana para llevar sus Biblias, buscar los pasajes y las lecturas bíblicas son patrones positivos de aprendizaje.

El niño repetidamente siente culpabilidad cuando hace algo malo. También comienza a entender acerca del perdón y la reconciliación. La conversación refleja que no se perdona a sí mismo por pecados cometidos. Así como David sintió la carga de su pecado en Salmos 51.10: "Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio", asimismo cuando un niño comienza a hablar acerca del dolor de la culpa; para que entienda completamente las bendiciones del bautismo, necesita entender la profundidad del pecado.

El niño entiende el significado de compromiso. La verdadera conversión es un compromiso con Cristo y con sus enseñanzas. El permitir a un niño participar en otra actividades tales como los scouts, deportes o trabajo de medio tiempo, pueden indicar que él o ella entiende el significado de compromiso y entrega. Si el niño toma responsabilidades y continúa con estas tareas, entonces él tendrá un mejor conocimiento de compromiso.

Los niños a la edad de 6 a 8 años quieren agradar a los adultos. Como adultos hablamos acerca del bautismo como una luz de esperanza, les decimos: "Esperamos que un día tú quieras ser bautizado". Ellos nos escuchan decir a otros: "Estamos orando que (alguien) obedezca al Señor". Los niños que crecen en familias cristianas, absorben buenos sentimientos acerca del bautismo de otros miembros. Mientras un niño crece y madura, él tiene menos necesidad de aprobación adulta. Debido a esto, un niño a la edad de 12 ó 13 años agradará a sus padres cuando decida ser bautizado.

Naturalmente, nos damos cuenta que todos los niños son diferentes en niveles de madurez y de entendimiento. Ciertamente no queremos desanimar a un niño que verdaderamente está convencido en su corazón de ser un cristiano, pero al mismo tiempo necesita considerar en oración cada situación individual. Nuestra esperanza y oración es para que el niño adquiera madurez al nivel que no necesite hacer la pregunta: "¿Soy lo suficientemente maduro para ser bautizado?" y con seguridad y convicción pueda confesar: "¡Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios y quiero ser bautizado!"

Con alegría, con alegría responderemos con un fuerte ¡Sí! y así como el eunuco hizo en Hechos 8.39, tu niño "siguió gozoso su camino".

- Debbie Bumbalough

La Voz Eterna, Marzo-Agril 2005 (Vía Gospel Advocate)

Índice de Estudios

(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2002 La Voz Eterna

Reservados todos los derechos