¿ES POSIBLE LA UNIDAD RELIGIOSA?
  

La mayoría de los hombres dicen "¡No!".

El Nuevo Testamento dice "¡Sí!".

La Palabra de Dios no solamente enseña la posibilidad de la unidad religiosa entre aquellos que tienen fe en Cristo, sino que enseña la necesidad de la unidad. La división extensiva entre el pueblo religioso clamando aceptar la Biblia no ha sido causada por la Biblia, pero existe a pesar de las enseñanzas de la Biblia.

¿Cuáles son las causas mayores de "división"?

1. Siguiendo las enseñanzas (credos) de los hombres (Mateo 15.9).

2. Siguiendo las tradiciones de los hombres (Mateo 15.6).

3. Siguiendo a los hombres (1 Corintios 1.11-13).

4. Mal interpretando, luchando con la Palabra de Dios (2 Timoteo 2.15 y 2 Pedro 3.16).

5. Ignorancia de la Palabra de Dios (Romanos 10.1-3).

6. Orgullo, egoísmo (3 Juan 9-10).

7. Liberalismo (2 Juan 9-11).

8. Legalismo (Mateo 23.23-24).

¿Qué nos enseña el Nuevo Testamento acerca de la "unidad" entre aquellos que claman seguir a Cristo?

Jesús oró por ella (Juan 17.20-21). El oró para que pudiera haber una unidad entre él mismo y el Padre. Ellos son "uno" en voluntad y propósito (Juan 6.38), y en doctrina (Juan 7.16). Jesús oró por una "genuina unidad"; no una unidad superficial que ignore las diferencias en doctrina y propósito. ¿Oró el Señor por una imposibilidad?

Jesús proveyó para esa unidad (Juan 16.13). El envió al Santo Espíritu para guiar a los apóstoles a toda VERDAD. El Espíritu los inspiró a hablar un mensaje. Había UN solo cuerpo porque el mismo Espíritu dio solamente UNA fe (Efesios 4.4-5). Los diferentes apóstoles no predicaron doctrinas diferentes en el primer siglo. Ellos no lo harían hoy si estuvieran sobre la tierra (1 Corintios 4.17).

Pablo suplicó por la unidad (1 Corintios 1.10). La iglesia de Corinto estaba al borde de la división y él le dio el antídoto: "Habléis todos una misma cosa... estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer". De nuevo, la unidad doctrinal es dada como una llave para la unidad y no es solamente sugerida: es ordenada. ¿Suplicó Pablo por unidad y ordenó una imposibilidad?

El mundo religioso está dividido no porque no pueda estar unido, sino porque los hombres no han estado contentos de honrar la doctrina del Nuevo Testamento. El juicio de Dios descansa sobre algo como Juan 12.48; Gálatas 1.8-9; Judas 3 y Apocalipsis 22.18-19.

- D. McClish

La Voz Eterna, Abril 1980

"El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero. Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar. Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho" (Juan 12. 48-50).

 

Índice de Estudios

(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2002 La Voz Eterna

Reservados todos los derechos